Brasil inicia pruebas en humanos y se prepara para producir 120 millones de dosis de una vacuna contra el coronavirus


Los primeros voluntarios ya reciben la que está desarrollando el laboratorio chino Sinovac. Además, el país espera recibir 70 millones de dosis de la de la Universidad de Oxford, si las pruebas resultan exitosas.

Una médica de San Pablo fue la primera en recibir este martes una de las vacunas que se están probando contra el coronavirus en Brasil. Es parte de los 900 trabajadores de salud voluntarios que serán parte de los ensayos en fase 3 de la china Coronavac, informaron las autoridades locales.

Si estos ensayos dan buenos resultados, el país podría producir hasta 120 millones de dosis de esta vacuna, según las autoridades.

Mientras, el gobierno busca asegurarse la llegada de más de 30 millones de dosis de la que está desarrollando la Universidad de Oxford junto al laboratorio AstraZeneca.

Y si las pruebas resultan exitosas y Brasil da el registro oficial, de aquí al próximo año podrían llegar hasta 70 millones de dosis de la vacuna de Oxford, que en las pruebas hasta ahora mostró avances alentadores.

La cifra muertos por coronavirus en Brasil llegó este lunes a 80.120, y la de casos confirmados alcanzó 2.118.646, informó el Ministerio de Salud. El país sigue siendo el segundo, detrás de Estados Unidos, en contagios y fallecimientos, y se esfuerza ahora por tener disponible alguna de las vacunas que se están desarrollando en el mundo.

Una médica de entre 35 y 40 años fue la primera voluntaria este martes en recibir la dosis de la vacuna china en el Hospital de Clínicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Pablo (FMUSP), informó el sitio G1, del grupo Globo.

“Los tests de la Coronavac, una de las vacunas en fase más avanzada del planeta, comenzarán en el Hospital de Clínicas de Sao Paulo”, anunció el gobernador de ese estado, João Doria, en conferencia de prensa el lunes.

Los investigadores aplicarán la vacuna a un total de 9.000 voluntarios en seis estados del país, como parte del convenio entre el laboratorio chino Sinovac Biotech y el prestigioso Instituto Butantan, en San Pablo, para realizar los ensayos en fase 3, la última antes de la homologación.

“Podemos tener en Brasil la primera vacuna en ser usada en masa y esa perspectiva (…) es muy, muy favorable. Estamos en medio de una epidemia, tenemos muchos casos y es un escenario ideal para testar esta vacuna”, expresó el director del Instituto Butantan, Dimas Covas, junto a Doria.

Los investigadores “analizarán a los voluntarios en consultas agendadas cada dos semanas” y se esperan los resultados en “hasta 90 días”, explicó Doria.

Unas 20.000 dosis de Coronavac, que llegaron en la madrugada del lunes a San Pablo, serán distribuidas en 12 centros de investigación en los estados de San Pablo, Rio de Janeiro, Minas Gerais, Rio Grande do Sul y Paraná, además de la capital, Brasilia.

Esas regiones están entre las más afectadas por la pandemia.

Si se logran resultados positivos, Doria indicó que a principios de 2021 el Instituto Butantan producirá 120 millones de dosis de la vacuna y serán distribuidas a través del sistema de salud público (SUS).

Desde finales de junio, Brasil también realiza pruebas de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 contra el coronavirus, desarrollada por la Universidad de Oxford junto con el grupo farmacéutico británico AstraZeneca.

Esta vacuna británica, junto a otra del grupo chino Cansino Biologics, demostraron ser seguras para los pacientes y produjeron respuesta inmunitaria importante, según resultados de los ensayos clínicos publicados este lunes en la revista médica The Lancet.

Brasil se encuentra en una posición privilegiada para el acceso a una vacuna, pero su llegada al país demorará seguramente varios meses, señalaron distintos expertos a la revista Veja. Además de participar en los estudios de estas dos vacunas, el país cerró un acuerdo con la farmacéutica británica AstraZeneca, para garantizar la fabricación y la compra de 30,4 millones de dosis, agregó Veja. La mitad llegaría antes de fin de este año, según se prevé, y el resto en enero de 2021, ya listas para ser aplicadas.

Si la vacuna obtiene resultados positivos y logra el registro de Brasil, el país recibirá 70 millones de dosis, según las mismas fuentes.

Según el Ministerio de Salud, una vez que la vacuna llegue al país, las dosis iniciales estarán destinadas a la población más vulnerable, como adultos mayores, personas con otras enfermedades, profesionales de la salud, docentes y choferes del transporte público, entre otros.

Brasil fue seleccionado para las pruebas de las vacunas debido al fuerte impacto de la pandemia, que sigue en expansión en varios estados. Los expertos sostienen que la falta de pruebas, en un país de 212 millones de habitantes, significa que los números reales son probablemente mucho más altos.

Print Friendly, PDF & Email
Previous Descubren decenas de volcanes activos en Venus
Next INAUGURARON EL SEGUNDO CONVERSATORIO “UN BUEN COMIENZO DURA TODA LA VIDA”

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *