TRUMP Y KIM TIENEN ENCUENTRO OPTIMISTA


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, se dieron un apretón de manos al inicio de su histórica cumbre en Singapur, la primera de la historia entre los dos países.

Trump entró por la derecha y Kim por la izquierda a un patio del hotel Capella en la isla de Sentosa, y se estrecharon la mano sobre una alfombra roja y frente a una docena de banderas de Estados Unidos y Corea del Norte.

Trump dirigió unas pocas palabras al líder norcoreano y le tocó levemente el brazo derecho, mientras Kim le dijo: “encantado de conocerlo, señor Presidente”.

Posaron ante las cámaras con el rostro serio y no sonrieron hasta justo antes de entrar en la sala donde mantuvieron su primer encuentro.

“Me siento realmente bien. Vamos a tener una gran conversación y creo que un éxito tremendo”, dijo Trump sentado junto a Kim al comienzo de su reunión.

“Creo que va a ser algo realmente exitoso y creo que tendremos una relación estupenda, no tengo dudas”, agregó.

Por su parte, el líder norcoreano aseguró que su país y Estados Unidos han superado “muchos obstáculos” para conseguir celebrar la cumbre.

“No ha sido fácil llegar hasta aquí, ha habido muchas viejas prácticas, prejuicios y obstáculos en nuestro camino hasta llegar aquí, pero hemos superado todo eso”, dijo Kim.

Luego, los medios fueron desalojados del salón para que Trump y Kim se quedaran acompañados sólo de sus traductores durante 48 minutos.

“UNA EXCELENTE RELACIÓN”

Al final de ese primer encuentro “cara a cara”, ambos mandatarios salieron del salón y, mientras caminaban, Trump dijo a periodistas que su reunión con el líder norcoreano había ido “muy, muy bien” y que ambos tienen una “excelente relación”.

Trump se mostró optimista sobre su capacidad para convencer a Corea del Norte de abandonar su programa de armas nucleares: “vamos a resolver un gran problema” y “un gran dilema”.

Aseguró que tendrán un “tremendo éxito juntos. Será hecho”, agregó.

Por su parte, Kim no respondió a la pregunta de si está dispuesto a deshacerse de sus armas nucleares.

Ambos ingresaron a otro salón para iniciar un nuevo encuentro, esta vez con sus respectivos equipos.

Trump estuvo flanqueado por el jefe de despacho de la Casa Blanca, Mike Pompeo, quien se ha reunido en dos ocasiones con Kim en Norcorea, y por el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton.

Con Kim se sentó Kim Yong-Chol, una de las figuras de más peso del régimen en cuanto a relaciones exteriores y espionaje.

En los flancos de la mesa se situaron Ri Yong-Ho, actual canciller, y Ri Su-yong, excanciller y considerado muy cercano a Kim ya que fue embajador en Suiza cuando él estudió en ese país de niño.

Al inicio del encuentro, Kim comentó que agradecía poder estar ahí para “hablar de temas importantes” y prometió que colaborará con Trump.

Posteriormente, se tenía previsto un almuerzo de trabajo que pondría fin a su cumbre histórica.

La reunión, cuyo objetivo es tratar la posible desnuclearización de Pyongyang, es la primera entre mandatarios de ambos países tras 68 años de confrontación a raíz de la Guerra de Corea (1950-1953) y 25 de negociaciones fallidas.

Print Friendly, PDF & Email
Previous AUXILIAN A GUATEMALTECO; SE ALIMENTABA DE INSECTOS
Next PRESENTACIÓN DEL LIBRO “PARAÍSO EN CASA” DE ADRIÁN CURIEL

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *